Tintín :)

El lunes fue la vuelta al cole. Se acabó el verano. Los niños se colgaron las mochilas y dejaron atrás esa época de alegría, primeros amores y aventuras al sol que es el verano. Ahora sólo les queda esperar a la navidad en casa mientras juegan a las máquinas y vuelven locas a sus mamás.

Pero si esos niños viven en Barcelona también les queda hasta el 29 de Septiembre Tintín. Y nada, sintiéndolo mucho ni siquiera el verano, es más de aventuras que Tintín. Porque con Tintín viajabas a todas las partes del mundo, conocías culturas y vivías mil millones de aventuras. Había malos malísimos (que siempre pegaban con un palo en la cabeza a Tintín para tu sufrimiento, a él no le dolía más allá) y personajes locos y maravillosos como la Castafiore o el profesor Tornasol. Pero lo mejor de Tintín es que cuando ya eres adulto y los veranos los dedicas a pasear por la playa con una cervecita y no a correr hacia el agua desde tu bici gritando como si no hubiese un mañana, disfrutas Tintín y le descubres las tramas políticas y culturales que también tiene como comic adulto. Recuerdo casi el día exacto en que me pareció que Mortadelo y Filemón eran demasiado infantiles para mí (con perdón de Ibáñez) pero eso nunca me pasó con Tintín, porque Tintín es universal y un placer sin límite de edades.

Y lo que yo venía a decir aquí es que hasta el 29 de Septiembre (dentro de nada, dense prisa) hay una exposición de Tintín en el Museo de Historia Cataluña. En él conocerás las influencias culturas y políticas de Hergé para crear sus historias. Cómo iba mezclando sus ficciones maravillosas con partes tomadas de la realidad. Además, la exposición cuenta con juegos interactivos para que puedas descubrir cuánto de Tintinólogo eres, cosa que siempre está bien.

Pero si resulta que no eres de, vives en o visitas Barcelona hasta la fecha, tienes algo muy parecido en el libro Tintín: el sueño y la realidad (Michael Farr, 2001) y en la reciente serie de documentales Los viajes de Tintín (DocumaniaTV).

Y es que como ya he indicado, Tintín ha vivido con varias generaciones por lo que se ha generado alrededor un fenómeno fan a través de los años tanto de merchandising, como de libros desde todas las perspectivas de la historia, el personaje y el autor.

Tintín tuvo todas sus historias pasadas al audiovisual en animación exacta al cómic disfrutada por millones de niños demasiado pequeños. Pero como personaje de carne hueso sólo había tenido dos adaptaciones (nada acertadas) hasta que llegó Spielberg. Tintín y el misterio de las naranjas azules (1964, Philippe Condroyer), rodada en España, y Tintín y el misterio del Toisón de oro (1991, Jean-Jacques Vierne). En 1983, Spielberg compró los derechos para una adaptación cinematográfica pero Tintín aun tuvo que esperar hasta 2011 para que Las aventuras de Tintín: El secreto del unicornio (2011, Steven Spielberg) viera la luz. Spileberg basa su cine en la emoción absoluta. Ésta a veces es dramática y espectacular (como Tiburón, 1975 o La lista de Schindler, 1993), a veces hasta insoportable (War Horse, 2011 o Lincoln, 2012) y otras (las mejores) es emoción diseñada para niños. Que a mí Spielberg en general no me emocione no es un secreto y es algo más bien personal. Le reconozco el bien que le hace y le ha hecho sobre todo al cine actual, pero no puedo evitarlo. Sin embargo, sus películas de aventuras y sensibilidad al más pequeño, es de las mejores cosas que le ha pasado a la infancia en este mundo del Audiovisual. No sólo ha dirigido películas maravillosas como la saga Indiana Jones (1981-2008), E.T. El Estraterrestre (1982)o Hook (1991), sino que con su productora Amblin Entertainment se dedica a producir este tipo de películas (la última fue en 2011: Super 8, de J.J.Abrams). Tintín tardó mucho en adaptarla, para locura de los tintinólogos, que estaban preparados para odiarlo sin medida. Spielberg un día decía que sería la adaptación de un álbum, otro día de otro, que sería en carne y hueso, luego que utilizarían una técnica nueva… Así de largo y cansino, así de tirarnos fuerte de los pelos estuvimos todos hasta que llegó en 2011.  Y posiblemente sea la mejor adaptación que yo haya visto nunca. Unió dos cómics, se pasó la rigurosidad de acciones y personajes por el forro y aun así le salió una aventura deliciosa sin perder un ápice de la personalidad de Tintín. Y eso, amigos míos, es difícil de ver. Por cierto, que Peter Jackson también está en el ajo desde el principio (como productor y director de la siguiente entrega). Por lo que ahora todos los Tintinólogos esperamos que terminen la trilogía ya nada asustados. O que ya puestos, haga más y nos siga recordando a Tintín así de bien.

Tintín mola. Y mucho. Los comics y la peli de Spielberg entre todas las cosas que existen del personaje. Pero aparte de molar, Tintín forma parte de la cultura del s. XX. Y eso es razón de más para conocer a este personaje. Y ya.

Aida

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s