El fabuloso destino de Amélie Nothomb

No es un secreto que admiro muchísimo a esta mujer, tanto por su trayectoria profesional como por su modo de imaginar y crear. Amélie Nothomb ostenta todo lo que me gustaría alcanzar en la vida: una reconocida carrera como intérprete de idiomas y una bibliografía muy amplia que sorprende, entretiene y que hace reflexionar con cada palabra.

Los empleos de su padre la han influenciado bastante: él era diplomático y escritor, y por ende, ella nació y creció en Japón, antes de viajar por otras partes del mundo y aprender los idiomas en una inmersión cultural absoluta. Trabajó como intérprete en una importante empresa de Japón y a partir del 92, fecha en la que publicó su exitoso libro Higiene del asesino, se dedica exclusivamente a la literatura, publicando un libro al año.

Aunque ella misma está presente en muchas de sus novelas (a veces muy explícitamente como en Anticrista, novela que cuenta la dificultosa integración que vivió en su etapa universitaria, y en otras ocasiones tan sólo en un rinconcito de las páginas, como en Ácido sulfúrico, en el que podemos identificar claramente a la autora) podemos dividir su obra en dos grandes vertientes: la vertiente biográfica, que aun siendo biográfica siempre introduce ficción literaria, como es el caso de Metafísica de los tubos, en la que nos cuenta cómo era su vida desde su etapa natal hasta que empieza a tener consciencia de ésta, y la puramente ficticia, como en Cosmética del enemigo, un relato desgarrador y lleno de contradicciones que te harán caminar a través de la locura que produce la culpabilidad.

No soy muy fan de sus novelas biográficas en las que habla de Japón, ya sea como simple escenario o como tema central de la novela porque el hecho de conocer tan poco dicha cultura y la precisión y pasión con la que Nothomb nos la cuenta me coloca en una posición de extrañeza tan grande que soy incapaz de disfrutarla. Un ejemplo de este tipo de novela fue la famosa Estupor y temblores, una historia que nos muestra la tan jerarquizada estructura de las empresas niponas en la que es difícil triunfar siendo mujer. A través de esta novela, la autora vas desgranando el sistema económico actual presentando a la vez la perversidad y monstruosidad del mismo. Esta obra está contada desde el punto de vista de una mujer occidental que, a pesar de conocer bien el sistema social japonés no deja de sorprenderse por lo que allí pasa y que lucha con todas sus fuerzas para integrarse y conseguir el éxito profesional, siempre contando con obstáculos (a veces absurdos, pero que encajan a la perfección en sus historias) que van construyendo la columna vertebral del relato. Esta misma novela ha sido llevada al cine en una coproducción franco japonesa y tuvo una buena acogida, tanto que hoy día se sigue recomendando como material complementario en universidades españolas.

Los formatos que Nothomb presenta son muy variados, asimismo podemos encontrarnos con el relato corto (AspirinaLa existencia de DiosElektra), la novela corta (Sin nombreEl misterio por excelenciaLa entrada de Cristo en Bruselas), el teatro (Los combustibles) y la novela (Atentado, El sabotaje amoroso, Biografía del hambreNi de Adán ni de Eva). Como podéis observar, los títulos de sus obras son algo rocambolescos, tanto como las historias que ellos guardan, pero no os dejéis engañar, en ellos no cabe el aburrimiento ni las ‘páginas relleno’ pero sí un amplio catálogo cultural de las grandes obras de la literatura universal en forma de intertextualidad muy inteligentemente usada, personajes perfectamente proyectados y sobre todo una temática que no deja indiferente.

En cuanto a la temática, Nothomb suele jugar mucho con los campos semánticos antagónicos y personalmente me parece un acierto ya que la mayoría de los relatos suelen plantear una cuestión moral y con ese recurso nos permite situarnos en todos los puntos de vista posibles invitándonos a escoger cuál sería la acción más acertada pero  al terminar cualquiera de ellos sueles quedarte con un sabor de boca extraño, pues a menudo llegan a desconcertar mucho. La muerte es su tema por excelencia pero otros de los temas recurrentes suelen ser el amor en sus extrañas variantes y nada convencional, la belleza idealizada y antagonizada al límite, el sexo entre personas del mismo sexo, de distinto sexo, de edades muy diferenciadas, incesto, misoginia grotesca, y entre sus escenas destacables se observan asesinatos perfectamente diseñados, suicidios atroces, largos paseos por escenarios emblemáticos de Paris.

Otra de las cosas más destacables es la estructura que siguen los relatos, que se repite en la mayoría de ellos pero no se hace redundante: una vida tranquila en la que todo trascurre con normalidad hasta que aparece un intruso para perturbarla. El intruso pondrá todo patas arriba para aportar la verdad que se esconde tras un pretexto falso. Tomamos como definición de verdad todo aquello que se evita que se sepa, un secreto que, generalmente por beneficio propio, alguien esconde y el intruso sabe. El intruso es el que se encargará de contar esa verdad en el momento más oportuno e intentará convencer a los personajes implicados de que deben aceptar esa verdad. En Mercurio, Françoise Chavaigne es la protagonista y tiene el papel de intruso, de conocedor de la verdad que el personaje tranquilo, cuya vida es perfecta hasta que éste aparece, esconde por beneficio propio, en este caso por sexualidad esperpéntica escondida tras la palabra amor. El número de personajes siempre es muy reducido, generalmente dos o tres que forman toda la trama y algunos secundarios que hacen de hilo conductor. Esta característica hace que la fuerza de la historia esté expresada en forma de diálogo (y los recursos característicos de éste, humor negro e ironía perspicaz que roza el sarcasmo), lo que simula perfectamente escenas teatrales que a veces confunden al lector pero que aporta un ritmo de lectura muy ágil. Éste es el punto fuerte de Amélie Nothomb, novelas en las que el espacio y tiempo se ven tan reducidos como el número de personajes, obligándola a usar una retórica muy cuidada en cada una de las intervenciones oratorias de sus Alter Ego.

Me gustaría seguir hablando de ella pero esta entrada ya se ha hecho demasiado larga. Dediqué mi tesis de licenciatura exclusivamente a ella como personaje, al análisis de su obra completa y a la traducción inédita de Mercurio, uno de mis favoritos pero que no existía en español y como no puedo recomendar todos, os animo a leer Ácido sulfúrico y por supuesto Higiene del asesino, no os dejarán impasibles.

Víctor

Anuncios

6 comentarios en “El fabuloso destino de Amélie Nothomb

    • Corrosiva, no podría haberla definido mejor. Es una tía que engancha desde la primera palabra, la conocí gracias a una profe de francés allá por mis años mozos y desde entonces quedé prendado, simplemente brillante. Leíste el que te regalé?

  1. Amélie Nothomb, la adoraba ya antes de saber apenas nada de ella. Leí “Anticrista” y me fascinó, la historia, lo fácil que resulta identificarse con los personajes, su manera de escribir y apenas describir, etc.
    Hace no demasiado, en un momento difícil, leí “Diario de Golondrina” y puedo decir que realmente fue un libro que me salvó la vida.
    Grande ella y su particular narrativa. Me queda mucho por leer de su obra, sin duda me tomaré tu recomendación muy en serio 🙂

    Por cierto, encontré tu blog en Literautas y bueno, te confieso que me ha enamorado así que rondaré por aquí muuuucho tiempo ^_^
    ¡Un saludo!

  2. Buenas, como me recomendaste he leído la entrada y…bueno, interesante es poco. Así que felicidades! Apenas he leído de esta mujer un par de obras, “Viaje de invierno” (que no me gustó mucho) y “Cosmética del enemigo” (que me gustó).

    Referente a lo que comentas de la estructura común que usa en algunas de sus novelas, “Cosmética del enemigo” es un buen ejemplo. Ahí la figura del intruso está muy bien construida (el que lo haya leído sabrá a qué me refiero) y sirve para arrojar luz sobre algun hecho que por un motivo u otro el protagonista oculta -voluntariamente o no-. Aún así tendré que leer más de ella para formarme una opinión más sólida. Tengo alquilado de la biblioteca “Estupor y temblores”, a ver qué tal. Ya lo comentaremos cuando lo haya leído.

    Y de paso aprovecho para decirte que te agregaré a mi blog para seguirte más de cerca, si te parece bien.

    Un saludo y que vaya bien! 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s